Cómo y cuando desea que Hablemos ?

Carlos Tortajada

Carlos Tortajada

Su Abogado Administrativo

+34 660 206 368

José Carlos Crespo

José Carlos Crespo

Administración y Finanzas

914 456 569

Responsabilidad Patrimonial de la Administración

Una mención aparte, por su importancia, merece el caso de la RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL DE LA ADMINISTRACIÓN.

Se trata de supuestos en los que se causa un perjuicio al ciudadano por el “anormal funcionamiento de la Administración”.

Este requisito de “anormal funcionamiento” es fundamental, y debe guardar un nexo de causalidad muy claro con el daño sufrido por el ciudadano para que pueda ser reclamable.

Así, por ejemplo, podría ser el caso de una caída en la calle con lesiones para el ciudadano, que sea provocada por un deficiente mantenimiento de la acera, cuya conservación corresponde a la Administración Local, en este caso.

Otro ejemplo claro es una negligencia médica en la sanidad pública, que causa lesiones o, lamentablemente en ocasiones, el fallecimiento de una persona.

El procedimiento comienza con una RECLAMACIÓN POR RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL frente a la Administración que entendamos que es causante del hecho. Esta reclamación debe presentarse en el plazo de seis (6) meses desde que ocurre la situación que se reclama.

Si la Administración no contesta, o deniega nuestra reclamación, podrá interponerse el correspondiente recurso Contencioso-Administrativo ante los Juzgados o Tribunales de lo Contencioso-Administrativo, donde deberá acudirse siempre asistido obligatoriamente por un abogado.

Una mención aparte, por su importancia, merece el caso de la RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL DE LA ADMINISTRACIÓN. Se trata de supuestos en los que se causa un perjuicio al ciudadano por el “anormal funcionamiento de la Administración”.

Este requisito de “anormal funcionamiento” es fundamental, y debe guardar un nexo de causalidad muy claro con el daño sufrido por el ciudadano para que pueda ser reclamable.

Así, por ejemplo, podría ser el caso de una caída en la calle con lesiones para el ciudadano, que sea provocada por un deficiente mantenimiento de la acera, cuya conservación corresponde a la Administración Local, en este caso.

Otro ejemplo claro es una negligencia médica en la sanidad pública, que causa lesiones o, lamentablemente en ocasiones, el fallecimiento de una persona.

El procedimiento comienza con una RECLAMACIÓN POR RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL frente a la Administración que entendamos que es causante del hecho. Esta reclamación debe presentarse en el plazo de seis (6) meses desde que ocurre la situación que se reclama.

Si la Administración no contesta, o deniega nuestra reclamación, podrá interponerse el correspondiente recurso Contencioso-Administrativo ante los Juzgados o Tribunales de lo Contencioso-Administrativo, donde deberá acudirse siempre asistido obligatoriamente por un abogado.

Una mención aparte, por su importancia, merece el caso de la RESPONSABILIDAD PATRIONIAL DE LA ADMINISTRACIÓN. Se trata de supuestos en los que se causa un perjuicio al ciudadano por el “anormal funcionamiento de la Administración”.

Este requisito de “anormal funcionamiento” es fundamental, y debe guardar un nexo de causalidad muy claro con el daño sufrido por el ciudadano para que pueda ser reclamable.

Así, por ejemplo, podría ser el caso de una caída en la calle con lesiones para el ciudadano, que sea provocada por un deficiente mantenimiento de la acera, cuya conservación corresponde a la Administración Local, en este caso.

Otro ejemplo claro es una negligencia médica en la sanidad pública, que causa lesiones o, lamentablemente en ocasiones, el fallecimiento de una persona.

El procedimiento comienza con una RECLAMACIÓN POR RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL frente a la Administración que entendamos que es causante del hecho. Esta reclamación debe presentarse en el plazo de seis (6) meses desde que ocurre la situación que se reclama.

Si la Administración no contesta, o deniega nuestra reclamación, podrá interponerse el correspondiente recurso Contencioso-Administrativo ante los Juzgados o Tribunales de lo Contencioso-Administrativo, donde deberá acudirse siempre asistido obligatoriamente por un abogado.

A %d blogueros les gusta esto: